I de Mª Stma. de la Victoria

I de Mª Stma. de la Victoria
”Por la Fe, Sara misma recibió vigor para ser madre aun fuera de la edad apropiada, y siendo estéril, porque tuvo por fiel al que se lo había prometido.”

29 de abril de 2019

Martes Santo 2019


Y llegó otro año más el siempre esperado Martes Santo. Día grande para Las Tribulaciones de Sara con el recibimiento de las madres, amigas, compañeras de vida.
El grupo comienza pronto a abrir sus puertas para ir dando los últimos detalles para que este día sea perfecto. Llega el turno de cocina para ir llenando la mesa de los manjares que ese día se degustarían. Y poco a poco van llegando las primeras hermanas junto a sus invitadas las cuales llenan el silencio de alegres conversaciones que surgen del mesón y van subiendo por las escaleras hasta llegar a oídos de las hermanas dando así aviso de que este día comienza.
Estando todas las hermanas e invitadas, se avisa para poder subir y así comenzar con esta gran comida de Madres 2019, pero no sin antes realizar la tradicional foto en familia en la plaza del Dulce Nombre para que así quede plasmado un año más.
Ya arriba, cada una va tomando asiento y con todas situadas la Vicepresidenta Alicia toma la palabra para dar la Bienvenida y bendecir los alimentos que en ese día se tomarán. Y con el primer brindis todo comienza. Conversaciones, cánticos, cuarteleras, risas, todo ello hace que se cree un ambiente distendido y cómodo.
Una vez caen los primeros platos, la hermana May toma la palabra para anunciar que su madre desea congratularnos con un presente el cuál entregan a la vicepresidenta Alicia y quien lo recibe con gran alegría. Esta agradece tal detalle y se dirige a seguir sirviendo los siguientes platos.
Siguen las cuarteleras y cánticos amenizando el almuerzo y hay gran participación por parte de las madres quienes año tras año se sienten como una más en la mesa. Pasado el primer plato y antes del postre la hermana Cristina toma la palabra para anunciar unas bonitas palabras hacia las que son nuestras progenitoras y quienes nos han apoyado en esta andadura de la que es la Semana Santa de Puente Genil. Tras sus palabras ella junto con el resto de hermanas dedican una copla en conjunto hacia ellas y la cual termina con un gran aplauso.
Una vez pasado este momento, la hermana Alicia toma la palabra y acompañada por la hermana Cristina salen al atril para entregar la pata del sexto sábado de romanos, la cual quedó sin descolgar debido a no poder asistir la hermana que esa noche la recibiría. Tras una introducción de la hermana Alicia, la hermana Cristina sigue llenando con sus palabras aquel salón que aunque estando lleno de muchos corazones en ese momento no había ruido ninguno, excepto el del hijo pequeño de la que ese día recibió la tan esperada pata, la hermana Macarena García. Junto con su hijo y las hermanas Alicia y Cristina se dirigen a la vieja para descolgar así la pata del sexto sábado y dejándola de nuevo coja esperando con gran entusiasmo la llegada del nuevo año. Agradecida la hermana Macarena dirige unas emotivas palabras hacia las hermanas desde el atril. La hermana Alicia tras este momento vuelve a tomar la palabra y entrega un pequeño obsequio para el pequeño tribusito, quien abre el paquete con gran entusiasmo para así descubrir la medalla de la Hdad. Del Huerto y Ntra. Sra. De la Victoria, la cual toma en sus manos y de inmediato se coloca en el cuello.
Tras estos momentos tan especiales se procede a servir el postre que consiste en la tradicional tarta de cumpleaños con la que así celebramos los 12 años de nuestro cuartel. Con ella se sirve el café y se da por terminada la comida de Madres 2019 que queda llena de momentos para guardar en la memoria.
Termina el almuerzo pero llega el momento de esperar en los balcones el paso de la hermandad del Señor de los Afligidos y Ntra. Sra. Del Rosario por nuestra casa cuartel. Momento tras el que se va perdiendo el murmullo de quienes han pasado una agradable comida con nosotras y dejando sólo en el cuartel el sabor de un gran MARTES SANTO.


Fotografías



23 de abril de 2019

Domingo de Ramos 2019

El Domingo de Ramos en La Puente tiene un significado especial, olores a comienzo, a tertulia, a palma y ramos de romero, a cal y antifaz…huele a Semana Santa, añora los frailes y la Guía ya derramó su dulzura para abrir las puertas de la Calzada y la Sagrada… El Domingo de Ramos recoge la alegría y el Legado de los que vendrán, aquellos que tomarán con fuerza nuestra tradición y seguirán la estrella de su ilusión.
Y en nuestro cuartel no podía ser distinto, este año anunciaba grandes presagios, y para ello comenzábamos de forma inédita con un almuerzo. Las invitadas de este día, casi todas ellas venideras por primera vez a un cuartel, y el deseo centelleante en su primer brindis.
Fue de mano de nuestra presidenta y nuestra vicepresidenta quienes dieron la bienvenida y la bendición a la mesa, una mesa con las mejores viandas que se pudieron ofrecer para un día tan señalado.
En tan sólo un suspiro los primeros cánticos y explicaciones de parte de nuestras hermanas se dieron comienzo, y la participación por parte de nuestras invitadas aunaban la sensación del mayor homenaje para nuestras hermanas, “están como en su casa”. El ronco tambor no dejaba de sonar, y las cuarteleras grupales amenizaban el paso del tiempo, siempre corriendo, las horas parecían minutos y los minutos segundos, esfumado, todo el tiempo esfumado…
La lectura del evangelio de dicho día fue realizado por una de nuestras hermanitas, Teresa, miembro del grupo joven de nuestra Hermandad, quien junto a Laura Bascón y Carmen Leal nos acompañaban ese día.
Y poco después de dicha intervención la presidenta se dirigía al atril para ofrecer unas bonitas palabras a la persona que descolgaría la última pata de nuestra abuela. Felicidades a nuestra hermana Alicia Cosano, quien este año ha tomado el cargo de protocolo y ejercido en varios actos la presencia en nombre de la presidenta. En estas líneas te damos la enhorabuena de parte de todas tus hermanas, has realizado una labor impecable y el fruto de tu trabajo ha sido reconocido.
Llegando la hora de finalizar nuestro almuerzo nos dispusimos a nuestra placita del Dulce Nombre para tomar algunas instantáneas, y plasmar aquel tumulto de hermanas disfrutando de este día.
A continuación debíamos ascender hasta el paseo del Romeral para ver la procesión, no sin antes hacer un alto en el cuartel hermano de Las Hijas de Salfad. Sin lugar a duda se desprendía entre nuestros saludos la grata ilusión de volvernos a encontrar, el valor de la amistad acometido en abrazos y sonrisas, es el valor de la Mananta y la unión por nuestra fiesta.
Apresuradamente debíamos regresar a proceder con la segunda parte del día, en esta ocasión un tapeo anterior a la subida de los romanos. Con suerte nuestras hermanas de Madrid pudieron unirse para disfrutar del comienzo de la Semana Santa.
Los estómagos estaban llenos pero el gusto por querer continuar con la celebración reinaba en el ambiente. En esta ocasión fue casi azarosa la disposición de nuestras invitadas entre nuestras hermanas, y los cánticos ahora venían precedidos por la palabra de nuestras invitadas, quienes querían compartir la experiencia vivida en nuestra casa.
Por último, y de forma más calmada de lo normal, echamos a rodar nuestra alpatana y tras la banda de los ataos ascendimos a la cumbre del calvario para despedirnos en la última subida.
No podía terminar la noche sin acompañar a Los Ataos con la marcha lenta en la calle Don Gonzalo, por lo que la mayoría de las hermanas descendimos para finalizar la noche compartiendo el sumiso compás de aquellos pasos, sedientos entre la bengala.







11 de abril de 2019

Sábado de Pasión 2019


Sábado de Pasión, y también sábado de hermandad, unión, veteranía y juventud. Las hermanas de nuestro cuartel esperaban ilusionadas esta cita en su calendario cuaresmal, ya que las personas con las que compartieron mesa este día son mujeres y hombres que tienen mucho que contar sobre la cuaresma, Semana Santa de Puente Genil y sobre cómo nació, creció y crece nuestra antigua y fervorosa Cofradía y Hermandad de Nuestro Padre en la Oración del Huerto y  María Santísima de la Victoria.
Nuestra primera cita comenzó al mediodía en la casa-cuartel La Destrucción de Sodoma. Allí nos esperaban nuestros hermanos para darnos la bienvenida un año más y hacernos sentir como en casa. Para algunas de nuestras hermanas era la primera asistencia que tenían a dicha comida, por lo que las preguntas sobre la historia del cuartel se sucedían unas tras otras. Así nos fuimos impregnando sobre el significado de cada detalle que veíamos en sus rincones hasta pasar a sentarnos en la mesa.
¡Qué gran mesa! hombres y mujeres, mujeres y hombres, todos unidos por una misma pasión, por una hermandad, en una misma dirección. Decanos, jóvenes y adultos conversaban sin cesar hasta que el hermano Carlos Berral se levantó para darnos la bienvenida y bendecir la mesa. Seguidamente, la hermana y vicepresidenta Alicia Mª Cosano hizo la lectura del evangelio y así se dio paso a los cánticos coreados y cuarteleras que tan armoniosas sonaban, agudos y graves formaban una preciosa melodía.  Fueron sucediendo las horas recordando de dónde venimos, hacia dónde vamos y también alguna historia personal de nuestros mayores que siempre gusta escuchar. Las intervenciones en la mesa fueron varias; comenzó el vicepresidente Paco Márquez para darnos nuevamente la bienvenida, continuó la hermana Cristina Martín para mostrar la gratitud que tenemos hacia nuestra Cofradía y hacer visible el papel de la mujer en la mananta pontana, hasta llegar a nuestros queridos decanos Laureano y Francisco Berral.
Así sucedió el almuerzo, con ricos y tradicionales manjares provenientes de las tierras de Puente Genil. Antes de terminar con el postre, Paco Márquez nos hizo entrega, en nombre del cuartel, de un cuadro con la preciosa imagen de nuestra titular Mª Santísima de la Victoria, y Alicia Mª Cosano hizo entrega, en nombre de Las Tribulaciones de Sara, de un cuadro con una fotografía del almuerzo realizado en el año 2018. Además el hermano “Bocaito” nos regaló una vara de mando, la cual generó gran expectación y acogida. Pero aquí no había terminado todo, dimos paso al café y a la tertulia más informal para terminar nuestro encuentro al son de pasodobles romanos. Jóvenes, mayores, hombres y mujeres empuñamos nuestros palos para desfilar por el salón y para recordarle a nuestro corazón que abriera sus puertas para recibir a la Semana Mayor que ya se acerca. Y como toda historia así pusimos fin al tercer almuerzo consecutivo con La Destrucción de Sodoma, esperando que los años venideros sigan trayendo estos momentos de convivencia donde todo y todos sumamos.
Nuestra segunda cita tuvo lugar en nuestra casa-cuartel, teniendo como invitadas a mujeres de nuestra querida Cofradía que fueron llegando poco a poco con gran entusiasmo. Con el corazón abierto de par en par se sentaron en la mesa para escuchar la bienvenida de la mano de Alicia Mª Cosano. Los redobles de tambor no tardaron en llegar y así comenzaron a cantar invitadas y hermanas. Nuestra vieja cuaresmera estaría muy contenta, pues  tenía delante una mesa llena de mujeres que esbozaban en su cara felicidad y alegría por poder transmitir unas a las otras sus vivencias como: bordadoras, camareras, costaleras, nazarenas, mujeres que ponen todo su esfuerzo y dedicación en lo que hacen.  Los brindis se sucedían unos tras otros ¡Qué viva la hermandad, la corporación, vamos a brindar! Para proseguir se continuó con la lectura del evangelio realizada por la invitada Mª José Jiménez. Y sonó la campanita para anunciar que era la hora de subir al calvario al son de trompetas y tambores. Paso a paso, hombro con hombro subimos por las calles de nuestro pueblo para llegar hasta tu puerta Nazareno y entonar Batido junto a nuestras hermanas Las Hijas de Salfad.
El turno de cocina esperaba a nuestras invitadas de vuelta a casa para continuar la noche. En el resto de la cena no faltaron cánticos, entonamos los que sabíamos y los que no, dándole a cada uno su entonación y alargando así nuestra pasión, alargando el Sábado de Pasión. Ahora era momento de dar voz a las palabras de nuestra presidenta María Esojo que no se olvida de nosotras a pesar de la distancia que nos separa, cada sábado ha tenido unas palabras escritas para nosotras y las de este sábado nos decía algo así como: “Espero que se sigan estrechando lazos y creando un vínculo de unión cada vez mayor”. También nos hizo saber que nuestra vieja llegaba al Domingo de Ramos con dos patas, las que personalmente haría entrega ese día. Así culminamos el día.
Este fue nuestro grandioso sábado de Pasión.

Fotografías III Convivencia con La Destrucción de Sodoma

Fotografías Sábado de Pasión





8 de abril de 2019

Sábado de Pan y Peces 2019


Y la noche comenzaba reluciente, era una noche de estrenos, las viandas preparadas y las hermanas e invitadas comenzaban a asomar por el umbral de nuestra casa. Las hermanas del turno, con la mesa adecentada y esperando llegada, ambientaban con un poco de incienso litúrgico la noche apresurada, y siendo las 21.00, como de costumbre, los primeros repiques de uvita sonaban en nuestro mesón. ¡Bienvenidas forasteras, estáis en vuestra casa!
Esta noche nos acompañaban varias invitadas de la hermana Cristina, siendo la primera vez que estas mujeres participaban de un cuartel. Algunas de ellas procedían de lugares dispares de nuestra Andalucía, Córdoba, Jaén…
Dando el comienzo con el toque de martillo y acompañada de la tradicional bendición y saluda de la presidenta, sonó el primer cántico. Tras ello las explicaciones eran continuas en la mesa y los intercambios de coloquios se hacían extensibles a cada una de las invitadas.
Amenizando nuestras hermanas con cuarteleras, las invitadas se animaban a participar de todo acto que se expusiese en el tapeo, pero como viene siendo habitual, la hora nos apretaba la salida para subir al calvario.
Peculiar y diferente, todo estaba encajado entre estas dos palabras, pues echar a rodar la alpatana y ascender cogidas del brazo cual hermano de sangre, era el protocolo que nos llevaba hasta los pies de la ermita del Terrible, y todo lo que sucedía entre medias era “emocionante”. Una vez en la cumbre, los saludas entre hermanas de Las Tribulaciones y hermanas de Las Hijas de Salfad, se disparaban. Nos acompañamos a participar de unos cánticos bajo el arco de la iglesia, y como no podía faltar, una visita al cuartel de las Cien Luces para explicar qué es eso de la mirada vibrante del Nazareno. Dando la media noche volvíamos a nuestro cuartel, y con el calor de la cena las intervenciones daban comienzo.
La invitada Yayo Medina nos mostró su experiencia en la capital cordobesa, las dificultades y los momentos luchados por la mujer en la Semana Santa de Córdoba. Una vivencia personal que nos representaba con el presente que nos regaló. A continuación Carmen Aguilar nos trasladó su disfrute de la noche, comodidad y comprensión de esta tradición de manos de nuestro cuartel. Ana Carrillo agradeció su intervención, la participación de sus invitadas y el poder estar acompañada en esa noche de grandes amigas. De las manos de Ana recibió nuestra vicepresidenta un gran regalo, una biblia que culminará la composición de nuestro atril, y que ha sido gratamente recibida por todas las hermanas.
En el cierre de noche las invitadas Mayte, Elizabeth y Nazaret nos correspondieron con unas bonitas palabras de la vivencia de Pan y Peces, y su comodidad en la mesa por todo lo acontecido entre las hermanas.
Sin duda la hora de la madrugada se aceleraba, y de manos de la vicepresidenta Alicia Cosano y de la hermana May Espejo se iba a manifestar a la hermana que descolgaría la quinta pata de nuestra abuela. Entonando al unísono y dando las gracias por su trabajo constante, Cristina Martín fue la hermana que arrebataría una semana a nuestra preciada Cuaresma, y dando lectura al Evangelio y agradeciendo la implicación de todas las hermanas porque continuase esta bonita historia finalizó la noche.
Estamos seguras de que fueron “Pan y Peces” multiplicados en los corazones de todas las asistentes dicha noche, que la tradición y costumbre pontana fue magnificada y comprendida por todas las mujeres que nos acompañaron.




3 de abril de 2019

Sábado de Diablo Mudo 2019


Sábado de Diablo Mudo. Llega por fin a nuestro cuartel, uno de los sábados más esperados de nuestra Cuaresma. Es tan especial porque se trata de un sábado que nos regresa a nuestros orígenes, y que nos hace admirar a otras mujeres que nos abrieron camino en este mundo.
Para comenzar, al medio día tuvimos una convivencia con Las Hijas de Salfad, quienes fueron las primeras en formar un grupo de mujeres hace ya más de veinte años. Se trataba del tercer año que celebrábamos esta comida, pues para nosotras siempre han sido un referente y una guía, y nos enorgullece poder compartir en nuestra casa cuartel un sábado tan especial.
Podemos decir, además, que nos une ya un lazo de amistad, por lo que todo transcurrió en un ambiente distendido y cariñoso.
A la llegada, nuestro cordial saludo, compuesto entre regresos de hermanas y abrazos tras un año de espera. Tras mostrarle los nuevos cambios en la estética de nuestro cuartel, nos dispusimos a comenzar el almuerzo. Fue Alicia Cosano, nuestra vicepresidenta quien tomaba la palabra para dar la bienvenida en nombre de nuestra presidenta, y ceder la palabra para la bendición de ésta a la hermana de Las Hijas de Salfad, Vanesa Rivas, quienes nos deleitaron con unas bonitas palabras y la manifestación de su amistad.
El almuerzo trascurría entre cánticos, cuarteleras y coreadas al unísono, y llegando las primeras intervenciones la hermana Blanca nos emocionó con una poesía que había compuesto sobre la historia de nuestro grupo.
A continuación la presidenta nos entregó un cuadro con nuestro pasaje bíblico, el cuál fue agradecido por todas las hermanas, hasta que finalmente, nuestra vicepresidenta Alicia Cosano les hizo entrega de unos catavinos con el escudo de nuestro cuartel para su Corporación y un obsequio para todas las hermanas de Las Hijas de Salfad, unas medallas con su titular la Virgen del Consuelo.
Finalizando la comida sobre las 19, las hermanas del cuartel tuvimos el tiempo justo para prepararnos para continuar con este sábado tan especial.

A la noche, como ya es costumbre, vinieron de invitadas las primeras costaleras del Señor de las Penas, y precisamente este año, tuvimos el placer de disfrutar de la compañía de Rafi Vázquez, una de las componentes de la primera cuadrilla de costaleras de Andalucía, la Virgen de la Encarnación (Córdoba), y la promotora de iniciar a la mujer en el mundo del costal. La invitación a Rafi Vázquez Cañete viene antecedida de un arduo trabajo de búsqueda de su contacto, y desde estas líneas agradecer a la Hermanad su entrañable trato y su grata acogida. Nuestra hermana Cristina Martín logró contactar con ella hace unos meses, y surgieron las primeras conversaciones en la capital cordobesa. Mostrando en todo momento su motivación por acompañarnos dicha noche, era el sábado propicio para trasladar y sorprender tanto a nuestras hermanas como a las invitadas de la noche. Vino acompañada de Virginia, actual contraguía del paso de palio de Mª Stma. de la Encarnación, quien nos trasladó la continuación del contacto y el traslado de la vivencia de la noche al día siguiente, domingo, en el ensayo de sus costaleras.

Si cada sábado tiene algo especial, este es el de las primeras andanzas de las mujeres en la Semana Santa, y a nosotras nos gusta recordar de dónde venimos, y a quien agradecerle el esfuerzo.
La hermana Cristina Martín volvió a regalar a las invitadas una pulsera significativa, explicando su compromiso y el del grupo contra el cáncer de mama, la cual será obsequiada a toda mujer que este año participe de nuestro cuartel.
Tras enseñar nuestro cuartel y disfrutar de las experiencias y vivencias de Rafi y Virginia, hicimos la tradicional subida al calvario, primero con la subida con los Romanos hasta la Iglesia de la Concepción y tras los Ataos hasta llegar a Jesús.
Más adelante en la noche, la hermana María Espejo hizo un regalo al grupo, unos retratos de cada una de las hermanas, realizados a tinta y carboncillo, realizados por la artista Adri Tejero. También la invitada Ana Carrillo, nos hizo entrega de un llamador, tan esperado desde su primera visita. Las palabras de nuestras invitadas, embelesadas tras la sorpresa de la noche, se sucedieron para agradecer al cuartel la tertulia que habían podido disfrutar con la presencia de Rafi.
Por último, nuestra vicepresidenta Alicia Cosano hizo entrega de la pata de Diablo Mudo, siendo la hermana meritoria de esta noche María Espejo, quien dedicó unas palabras a todas las presentes, gratificó el trato entre las hermanas y cerró la noche con un ¡Viva Las Tribulaciones de Sara!






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Este Blog fue publicado el Día 28 de Marzo, Domingo de Ramos, del 2010
© 2009 - Las Tribulaciones de Sara | Free Blogger Template designed by Choen

Home | Top